01

El palacio de Canedo, un parque temático símbolo de Prada a Tope

Lo tomaban por loco cuando era un chaval con 14 años  a quien su padre le puso una zapatería en Cacabelos y empezó a vender productos de la comarca. Ahora es un empresario de éxito, reconocido, pero sobre todo un entusiasta de El Bierzo, donde ha reconstruido un palacio, planta bosques para el futuro y añade valor a los productos de la tierra.

José Luis Prada, Prada A Tope, es un ejemplo de lo que se consigue con ilusión, esfuerzo, iniciativa y trabajo. He pasado 24 horas con él, leonés de referencia que ya no cumple 70 años, pero con mucho sentido del humor, responsabilidad y carácter.

De estatura media, pelo y bigote blanco, en vaqueros y camisa de manga corta,  gafas roqueras y zapatos de color rojos muy bonitos  con pinta de ser muy cómodos, y un reloj Rolex que dice que tiene más de 40 años. Es fácil sentir admiración y encariñarse con el personaje, que presume de haber hecho la mili en la Legión y se siente muy orgulloso –justamente-  del patrimonio que ha creado.

A los 14 años su padre le puso una zapatería  y enseguida empezó a vender también productos del Bierzo como pimientos y castañas. De aquella iniciativa fueron saliendo conservas, vinos, licores. Siempre sobre la base de lo que la comarca da.

También enraizado con El Bierzo se propuso restaurar una gran casona, el Palacio de Canedo, en la localidad del mismo nombre, en el municipio de Arganza. Y lo que era una casa en ruinas con más de 200 años se ha convertido en un señorial y majestuoso palacio de piedra, con tejados de pizarra y balcones de maderas de castaño y roble del XVIII.

Aquí 14 habitaciones espectaculares te hacen sentir un privilegiado con la máxima comodidad y confort en armonía con la elegancia y la naturaleza, en una finca de 32 hectáreas de viñedos.

Los productos, elaborados en el mismo recinto, están a la venta en el palacio, que incluye un restaurante con unas exquisitas croquetas de castaña, un bacalao con un fondo de crema de puerros y pimientos del Bierzo, castañas en almíbar y embutidos artesanos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para recordar de dónde viene y lo que aprendió por el mundo, Prada enseña un museo en el que está su R-8 con el que se marchó quince días a Londres en 1971, con dos parachoques de yugos con cuernos. Dice que de allí volvió con grandes experiencias, convencido de que estaba en el camino correcto si trabajaba duro. Y acertó, se nota. Claro que contribuyó también mucho la estupenda mano de su esposa, Flor Bonet,  que coordina los cuarenta trabajadores que preparan y envasan los pimientos, las castañas, las mermeladas, las cerezas, los embutidos, los licores y las 150.000 botellas de sus vinos del Bierzo.

A  3 km de la bodega está creando un bosque con este cartel:  soñamos que un día este pequeño bosque sirva para concienciar a hombres y mujeres del Bierzo de la necesidad inexcusable de legar a nuestros hijos el patrimonio natural que nos dejaron nuestros antepasados.

Son ocho hectáreas con miles de árboles jóvenes, tejos, abedules, cerezos, perales, alcornoques, olivos, castaños, hayas, tilos, acebos, fresnos, o  madroños.

Es otro rasgo de su perfil, fiel a las raíces, construyendo legado para un futuro mejor y creando trabajo y añadiendo valor a los productos de la tierra.

Muchas personas se acercan cada día a ver todo este complejo de palacio, bosque, museo, envasadoras, hotel, restaurante, supermercado, viñedo, bodega….en fin, parece un parque temático sobre El Bierzo.

Para mí, ha sido un honor y un placer ser testigo de lo que ha hecho y hace este leonés de pro, un ejemplo para todos y un orgullo para la comarca.

Felicidades y A Tope

Mondelopress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>