Bruno, el cura minero

bruno el cura minero

Bruno el cura minero de Caboalles de Abajo, Bruno Cuadrado Llamas, y párroco de otras cinco localidades más – Caboalles de Arriba, Villager, San Miguel de Laciana, Orallo, y Rabanal de Laciana- recorre al año unos 30.000 km. para atender a sus feligreses del Valle de Laciana, a los que sirve desde hace un año y medio.

Tengo que reconocer que es un cura joven que me ha descolocado, pues me parece una persona muy trabajadora y comprometida con las personas y los problemas de la Cuenca Minera de Laciana. Tuve la oportunidad de conocer a Bruno en el entierro de mi tío Antonio Mondelo, minero, y poder saber de sus inquietudes.

Tras restaurar la antigua Iglesia de Santa María, me sugirió hacer una Exposición de mis trabajos del mundo del Ciclismo, coincidiendo con el Mundial de Ciclismo de Ponferrada 2014. Me pareció una idea muy evocadora, porque en la Iglesia de Santa María hice mi Primera Comunión y tuve la experiencia de mis primeros pinitos como monaguillo, aunque duraron poco más de una semana.

En aquellos tiempos las relaciones con los representantes de la Iglesia eran muy complicadas y difíciles. El párroco de entonces no se comprometía con la clase minera y sus gentes, que reclamaban derechos laborales y salariales y hacían huelgas. Nada que ver con la forma de trabajar y tratar de Bruno, el actual párroco.
Porque, por ejemplo, hace dos meses cuando Bruno se enteró de que yo había entrado en una mina, me sorprendió pidiéndome que lo acompañara porque tenía interés en entrar también él para conocer de primera mano cómo es el trabajo en el fondo de la tierra en la única mina que queda activa en el valle, donde lleva los servicios religiosos de seis parroquias de las diez que hay en la zona y no llegan a setenta los puestos de trabajo.

Mientras los políticos de León, Valladolid, Madrid y la Unión Europea miran para otro lado, y la Cruz Roja reparte alimentos en el valle, vale la pena resaltar el gesto del “Cura Minero Bruno” que se arrastre por las galerías y talleres de una mina durante una jornada de trabajo para conocer el esfuerzo que hacen esos hombres para llevarse un jornal para sus familias.

Tengo que reconocer que no se parece a sus colegas de los años cincuenta, pues éste sí es un cura comprometido y preocupado por la convivencia en un Valle que está condenado a un gran cambio para el año 2018, cuando parece que se acabarán las subvenciones para el carbón, aunque no quiero perder la esperanza de que los políticos encuentren una alternativa. El valle de Laciana también existe y el Cura Bruno me lo ha demostrado comprobando el estado y sufrimiento de los mineros y los jóvenes sin opciones al trabajo y de sus familias.

Gracias, Cura Bruno, es todo un gesto, y para mí un placer acompañarte en esa lucha de preocupación por los demás.

Mondelopress.com

Compártelo en redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

1 comentario en «Bruno, el cura minero»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *