La mejor tortilla de patatas se come en el Camino de Santiago

En el Camino de Santiago en la localidad de San Justo de La Vega, León, se encuentra el bar “Oasis”, donde están instalados una la familia unida como una piña, Avelino Pérez “Chana” de 72 años, su esposa Josefina Rodríguez y sus hijos, David, Fran y Noelia.  Después de vivir varios años como emigrantes en Suiza trabajando, siempre ahorrando todo lo que se podía, regresaron a España y en el año 1989 establecieron por su cuenta un bar llamado Oasis, en el corazón del Camino de Santiago. Por la carretera principal de San Justo de la Vega, pasan una media de 500 peregrinos al día, caminando, en bicicleta, en compañía de mascotas y de todas las maneras posibles con las que cuentan los peregrinos. En el bar “Oasis” son recibidos con mucho cariño y aquí han tomado fuerzas durante los 32 años que lleva abierto, mientras hacen una parada y degustan la tan famosa tortilla de patatas que realizan de todos los tamaños, incluso hasta una de 10 kgs, con patatas, cebollas, unos dientes de ajo y pimientos de Padrón.

Son las ocho de la mañana y Avelino más conocido como “Chana” en compañía de su hijo David, quien atiende en la barra, se dispone a preparar el manjar de los peregrinos, este año de manera discreta porque nos encontramos en pleno mes de agosto, segundo año del COVID-19 y año Xacobeo 2021.

En la cocina ya está todo a punto: 6 kilos de patatas, 50 huevos, 5 cebollas, unos dientes de ajo, aceite de oliva y pimientos de Padrón. Con esta tortilla, se puede ir haciendo boca antes de llegar a Santiago.

Todo este trabajo está hecho por Avelino de forma muy artesanal; sólo la elaboración lleva cerca de dos horas desde que comienza a pelar las patatas a mano y siempre sin quitarle el ojo durante su elaboración. El gran peso de la tortilla dificulta mucho su manipulación; para darle la vuelta, se necesita una bandeja redonda de hostelería con la que Avelino demuestra una gran destreza y oficio. Su olor tan rico, que se extiende por todo el establecimiento, hasta la calle y te abre el apetito. Avelino ha llegado a hacer nada menos que hasta treinta cinco tortillas al día.

La verdad, es que no me extraña que los visitantes no realicen el obligado descanso aquí. En la cocina es un sin parar y esta familia trabaja muy duro durante toda la jornada; no paran de hacer tortillas por encargo, para llevar a casa o su consumo en el local. Pero no solo se hacen tortillas. También elaboran unas hamburguesas artesanalmente con una carne de vacuno de primera calidad, que adoban ellos mismos.

La mañana transcurre con mucha actividad y en la segunda cocina adaptada como obrador, Josefina se dispone a elaborar unos cuantos kilos de unas rosquillas de anís riquísimas que acompañan a los cafés.

Por la tarde, llega el relevo de Fran, su otro hijo, quien después de hacerse unos kilómetros en bicicleta, continúa con el esfuerzo y buen trabajo que llevan realizando sus padres desde hace tantos años.

Deseo todo lo mejor para esta familia y les felicito por mantener ese espíritu de unión familiar y duro trabajo y por ofrecer un verdadero “Oasis” en el camino.

Mondelopress.com

Compártelo en redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Etiquetas:

1 comentario en «La mejor tortilla de patatas se come en el Camino de Santiago»

  1. Me ha gustado mucho el reportaje y las propias fotos, un buen periodismo que a veces echamos de menos, además es una lectura amena que anima hacer el Camino de Santiago solo por comer la tortilla tradicional que cada vez tiene más dificultades en mantener sus orígenes, y luego la conversación con Avelino es impresionante. Buen reportaje y felicidades
    santiago castillo
    periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *