¿Cómo se hace un Rioja excelente?

Bodega Carlos Moro

¿Cómo se hace un Rioja excelente?

Todos los elementos son muy importantes para lograr un vino excelente que satisfaga los paladares más exquisitos: la uva, la calidad del suelo, la lluvia, el sol, la vendimia, la madera de las barricas, las bodegas…. Y cuando alguien tiene conocimientos muy sólidos, objetivos muy claros y medios para intentarlo, el resultado es previsible. Una añada resultará mejor que otra, pero la calidad, convertirse en una referencia de la máxima categoría, está garantizada en todas.
En San Vicente de la Sonsierra, en pleno corazón de la Rioja Alta, en la margen izquierda del río Ebro, están ahora en una fase de ese proceso. El factor imprevisible, la naturaleza, está hoy a favor de los humanos. Ver amanecer en el viñedo La Linde, de 80 años, de la bodega de Carlos Moro, con el río Ebro a los pies discurriendo tranquilo hacia Zaragoza, es un placer. El sol tímido que aún no venció al fresco rocío anima a acompañar a una cuadrilla de doce trabajadores, que se disponen a seguir un ritual milenario.

Las viñas crecen en un terreno muy diferente a otros viñedos, con un firme de piedras sueltas y redondas de gran tamaño, que dificultan la tarea de recogida de los racimos de uva que se desarrolla con mucho mimo y profesionalidad seleccionando sólo los de calidad.

Es una labor dura porque se trabaja sin parar, agachado, y metiendo los racimos en unas cajas especiales de plástico con agujeros. Con un máximo 10 o 12 kilos para que no se aplasten, y se transportan al hombro hasta el tractor. Y así toda la jornada.

Todas las fincas que producen para la bodega de Carlos Moro se encuentran en sitios selectos y transmiten una imagen de arte y color con muchos contrastes por sus viñedos. Lo remata un acueducto del siglo XV que te anima a captar todo disparando sin parar la cámara.

El proyecto de la Bodega Carlos Moro (www.bodegacarlosmoro.com) es la niña bonita y la última adquisición de las 8 bodegas del Grupo Matarromera, cuyo presidente, Carlos Moro, le ha puesto su nombre para evidenciar su especial interés y pasión en el proyecto.

Carlos Moro, ingeniero agrónomo, doctor en Enología y Viticultura, entre otros títulos, ha sido reconocido este año con el Premio Nacional de Innovación por el Ministerio de Economía y Competitividad. Con antecedentes familiares en la cultura del vino desde hace 800 años, en 2014 añadió a sus bodegas de la Ribera del Duero su apuesta por la prestigiosa Denominación de Origen Calificada Rioja.

El reto sabía que era muy elevado. Pero también la pasión por el bien hacer, cuando la experiencia y el saber te encaminan hacia la élite.

El bodeguero, empresario, enólogo y viticultor optó por recuperar unas instalaciones en ruinas y abandonadas para dar vida a un proyecto, que es todo un ejemplo.

La bodega dispone de unos túneles construidos de manera artesanal con una capacidad para más de 2.000 barricas que permite una crianza de forma natural y homogénea a lo largo del año, ya que se dan las condiciones óptimas de temperatura y humedad, independientemente de las condiciones meteorológicas del exterior, sin dependencia de equipos de frio industrial y climatización. No en vano Carlos Moro trabajó también en la industria aeronáutica.

La bodega cuenta con una maquinaria enológica de última tecnología para la elaboración de vinos de máxima calidad con técnicas como desgranado automático con separación del raspón sin rotura del hollejo, ya que los trabajadores seleccionan las uvas a mano.

Por eso, pasear por el subsuelo y ver todas las barricas de roble francés y americano es una invitación al éxito. Haber visto cómo recogen la uva, recorrer estas instalaciones, observar a los enólogos hace presuponer el esmero y profesionalidad con que cuidan y miman todo para asegurarse estar en la élite de un vino tan acreditado en todo el mundo como nuestro Rioja.

Es la apuesta de un apasionado viticultor y empresario, Carlos Moro, y su equipo, a quien no me queda más que felicitar por este nuevo proyecto de su Grupo Matarromera y crear tantos puestos de trabajo.

Para mí, ha sido un placer poder tener la oportunidad de pasar una jornada con tanto arte, color y olor.

Mondelopress.com

Compártelo en redes...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *